Historia Clínica y Examen Físico.

La evaluación debe incluir una historia clínica completa la cual incluye información previa del paciente, como cirugías, exposición a humo o tabaco, toxinas, enfermedades de transmisión sexual, información acerca del ciclo menstrual, embarazos previos, revisión completa de órganos y sistemas así como cualquier otra información relevante. Realizar este examen también a la pareja es vital para una evaluación completa. Complementario a esto se realiza un examen físico completo para diagnosticar y tratar la causa de infertilidad. En muchos casos un Ultrasonido Transvaginal se realiza como estudio inicial para evaluar la cavidad uterina, salpinges y ovarios. Durante este estudio se hace un conteo del número de folículos encontrados por ovario, ésto como marcador de reserva ovárica de la paciente.

Solamente realizando una extensa evaluación de la paciente o pareja, complementado con un examen físico completo se puede diagnosticar y estructurar el tratamiento indicado.