• facebook

Dr. Raul Cabra Zurita

Cédula profesional no. 2196779

Cédula de especialidad no. 3245521

Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM)

Certificado del Consejo Mexicano de Ginecología y Obstetricia no. 1709

Certificado del Consejo de Biología de la Reproducción No. 151.

Licencia Sanitaria: 09TR27004037 Permiso Cofepris: 163301201A2472

Tel: 993 310 0433

info@reprogyn.com

Aspiración Testicular

La aspiración de espermatozoides del epidídimo es una alternativa al uso de semen de donante que tienen las parejas con azoospermia obstructiva o con una baja cantidad de espermatozoides en el semen.

También puede utilizarse en aquellos hombres que quieran ser padres después de una vasectomía y que no quieran hacerse cirugía reconstructiva para revertirla e intentar un embarazo natural.

La técnica consiste en extraer espermatozoides directamente del epidídimo, la zona del aparato reproductor masculino situada sobre el testículo. Aquí los espermatozoide se almacenan una vez producidos y completan su maduración.

Gracias a esta técnica de recuperación espermática se pueden congelar los espermatozoides para su posterior uso o realizar directamente una ICSI con ellos.

La intervención quirúrgica se realizará de una forma u otra dependiendo de si el procedimiento es posible realizarlo a través de la piel (percutánea) o hay que hacer una incisión. Así, se distinguen dos métodos para la aspiración de espermatozoides: PESA y MESA.

En los casos en los que no se consiga obtener ningún espermatozoide se puede realizar una biopsia testicular para obtener espermatozoides directamente del testículo. Otra opción sería la donación de semen.

Aspiración percutánea de espermatozoides (PESA)

Mediante este método se aspira suavemente y de forma gradual el contenido del epidídimo mediante una aguja de mariposa. El proceso no toma más de 10-20 minutos y se requiere solamente de anestesia local.

El líquido extraído se examina a continuación en un microscopio para ver si hay espermatozoides y poder así analizar su movilidad y concentración. Éstos, tras ser procesados en el laboratorio, podrán ser utilizados para microinyectar y fecundar los óvulos de la pareja.

La recuperación percutánea es habitualmente la primera opción para obtener los espermatozoides para un tratamiento de ICSI, ya que es un procedimiento más sencillo y menos invasivo que la aspiración microquirúrgica.

ICSI con espermatozoides obtenidos por MESA

Sin embargo, no siempre se obtienen suficientes espermatozoides en el caso de que se vaya a congelar la muestra, por lo que puede ser necesario repetir el procedimiento.

Para que esto no ocurra, aquellas muestras que se vayan a congelar se obtienen mediante MESA, que es una técnica más fiable y con mayor volumen de recogida.

Aspiración microquirúrgica de espermatozoides (MESA)

Por otro lado, el método MESA consiste en realizar una incisión de 1-2 cm en la piel del escroto para llegar exponer un testículo y llegar al epidídimo.

Una vez ahí, se examinan los conductos del interior del epidídimo y se abren para extraer el fluido de su interior. Este líquido es analizado a continuación en el laboratorio mediante un microscopio para buscar espermatozoides. En caso de que haya y sean de buena calidad, se aspiran para su posterior congelación y/o utilización en una ICSI.

Mediante este procedimiento se extraen más espermatozoides que en una PESA, y al ser una extracción con el epidídimo abierto es posible llegar a distintas zonas y ver el área con mayor claridad.

Tiene la desventaja de que es un procedimiento más complejo, más invasivo y es necesario emplear anestesia general para la sedación del paciente.